La luminosidad del blanco 

By Irina Vermeer…

Toda mi vida he vivido en una casa que a pesar de ser grande, nunca ha tenido demasiada luz. En mis etapas adolescentes este hecho incluso me llegó a gustar. Sólo os digo que mi profunda melancolía por todo me llevó a preguntarle a mi madre que si podía pintar las paredes de negro. Menos mal que ella no tenía quince años y la cabeza a saber donde.

No obstante, con los años empecé a ver las cosas de otra manera, a subir las persianas lo más posible, a apartar las cortinas y a asumir de una vez por todas que me encantaba sentir los rayos de sol sobre mi piel y en particular, sobre mis tesoros.

 

Combinando y cambiando cosas, fui observando cómo los detalles en color blanco reflejan maravillosamente la luz, y eso, en una estancia donde a veces escasea, es oro. Ese es mi caso y la verdad, últimamente me parece fabulosa esa luz clara y natural entrando por mi ventana. No digo, por supuesto, que todos los muebles y aspectos decorativos deban estar en ese color (¡horror!), pero si en lugares estratégicos y en mobiliaro seleccionado. Por ejemplo, como ya os conté, mis antiguos muebles auxiliares del dormitorio los rescatamos, y con ayuda de Mrs. Shabby ahora brillan con luz (casi) propia.

He encontrado algunas estancias brillantes, ¿qué os parecen?

   

        

 

¡Besitos y abrazos luminosos!

Irina Vermeer

y ahora… ¡SI ME QUERÉIS, SEGUIDME!

InstagramPinterest Facebook Twitter

 

Anuncios

One thought on “La luminosidad del blanco 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s