Natura naturae

¡Hola! ¿Qué tal? Una costumbre que tiene mi madre y que desde pequeña me llevó por el camino de la amargura, era salir cada fin de semana a comer a un sitio alejado de la ciudad, que normalmente coincidía con algún paraje apenas poblado y la mayoría de las veces, entre montañas.