Un piso ideal en Estocolmo

Ayer fui de comilona pre-navideña con unos amigos, y además de pasármelo estupendamente, estuve hablando con mi amiga Marta sobre su próximo cambio de casa y en concreto sobre como iba a pintar las paredes, y lo cierto es que no dudó al afirmar que seria en distintos tonos de gris.